ESTUDIARGRATIS.Net Cursos gratis Ymás!
Curso reparación de computadoras | Curso de Guitarra | Crucigramas | Curso Excel | Juegos gratis | Curso inglés | Estudiar informática | Curso Biblia | Curso Windows | Cultura general | Registrarse
"El sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice." Aristoteles

Leer novela online o descargar

Ir a: Leer novela Cap. 1-6

Ir a: Novela online Cap. 7-13

El Grupo de los Diecinueve Jóvenes y la Primer Puerta.

Autor Javier R. Cinacchi


Es la página 102 del libro.
Cristian mira de un lado a otro, deseando no traiga Sonia arañas. La rama del árbol que sostiene a Carla, afectada por ella, la hace descender delicadamente, y vuelve a estar con ellos en el suelo.
Todos estábamos distintos, incluso los que no podíamos hacer nada raro. Se nos había cambiado la vida a partir de una mínima decisión que nos había afectado el rumbo, aparentemente para siempre.
Cristian comenzándose a aburrir, continúa charlando principalmente con Mateos y Mónica. Mónica le comenta a Mateos y Cristian:
—A mí me gustaría hacer… No se burlen eh… Poder proteger de alguna forma a Marcos y a todos, pero no hago nada raro.
—¿Qué es esa cosa que brilla allí? —dice Cristian, señalando entre los árboles y plantas que los rodean.
—No veo nada que brille —dice Mateos.
—Ni yo —afirma Mónica.
—¡Están saliendo cinco personas! —dice Cristian.
—¿De qué hablas? —le pregunta Mónica.
Cristian se pone en pie, mira atentamente, y señala hacia los árboles, aunque en realidad lo hace más allá de ellos; donde los demás no alcanzan a ver, él observa. Comienza a recitar con voz fuerte en poesía:
Se acerca alguien fuerte,
y cuatro lobos negros
de grandes afilados dientes;
mezcla de lobo y perro.
Destellos brillantes,
de la nada emergieron.
Amenazantes vienen
los cinco guerreros.

Es la página 103 del libro. El silencio los envuelve, las luces de los autos son menguadas por Juan. La vegetación y los árboles haciendo murmullos de sonidos los rodean, intentándolos esconder aún más. Todo fuego provocado por Marcos cesa. Los jóvenes se refugian de lo desconocido en la oscuridad y acrecentando el silencio. La adrenalina comienza a hacer su efecto, el pequeño temeroso grupo se prepara para defenderse como les sea posible.
—¿En serio? —murmura Marcos— ¿Viene alguien que cuida? ¿Vienen extraños a atacarnos, o a ver que pasa?
Cristian responde en voz baja—:
Salieron cinco personas,
de un ovalo de luz intensa;
quedó una sola de ellas,
y cuatro perro-lobos nos rodean.
Buscan dominar.
—Vuelen y esperen… —Susurra Sonia.
Se alejan los murciélagos hacia arriba (ya eran como diez), la liebre se esconde entre las raíces levantadas de un árbol, y se escucha gruñir y moverse los perro-lobos.
Los jóvenes amigos, colocan sus espaldas hacia el centro, observando hacia su alrededor, tan sólo ven vegetación, salvo Cristian. Comienza más y más a encerrarse ésta, intentando ser un muro de tonos verdes, grises y negros entrelazados. Marcos hace fuego entre sus manos, sin que este lo toque, el mismo fuego brilla en sus ojos e ilumina en la cúpula de vegetación.
Carla hace que una rama golpee a un perro-lobo que comenzaba a rasguñar con sus uñas, y a morder un árbol. Otro, feroz salta para adentrarse por la vegetación cuando otra rama lo golpea, repeliéndolo con un fuerte golpe. Los árboles están agitados, y se escucha muchos crujidos de su madera.
Así Carla intenta ahuyentar a los perro-lobos. No puede centrarse en los cuatro al mismo tiempo. A estos se los escucha lanzar pequeños gemidos cuando son golpeados por ramas, o enredadas sus patas por raíces.
Uno consigue pasar. Juan da un salto, se coloca en diagonal a él preparando sus puños para intentar pegarle en su hocico. Pero Sonia moviéndose como si fuera loba, se detiene mirándolo fijo, frente a frente. El perro-lobo era más grande que ella, si no logra dominarlo, estará perdida. Juan queda con sus espaldas al lado de Marcos; concentrado levanta cuanta piedra encuentra como estaba haciendo antes con su amigo, quien las vuelve rocas incandescentes de fuego. Estas flotan delante de ellos, suspendidas en el aire a la espera de impactar. Juan se coloca al lado de Marcos.


Continuar o retroceder página del libro:
<-- Anterior -o- Siguiente -->




Custom Search
Copyright 2005-2015 Autor principal y webmaster: Javier R. Cinacchi. Medio de comunicación Facebook ("F"). Prohibida la reproducción parcial o total del contenido de esta Web sin el consentimiento escrito del autor. A excepción de poemas con la condición de no alterar su contenido y mencionar que el autor es Javier R. Cinacchi en cada poema o poesía que le pertenezca, se autoriza a reproducir puntualmente cualquier poesía o poema de este autor. Estas condiciones también se aplican, pero sólo se pueden reproducir hasta 3 textos completos, en la reproducción de textos sobre la Biblia o relacionados, sobre otros temas en general todos los derechos reservados, puede citar un párrafo por página y poner links a esta web. Leer antes de utilizar esta Web: Aclaraciones legales y politica de privacidad.
Sabía que en Poemas y curso de poesía hay para aprender a escribir poemas, lecturas relacionadas y poemas.

En la Biblia dice:
(1) Muy dichoso aquel que no se guió por consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de burladores se ha sentado:
(2) Antes, en la Enseñanza de Yahweh está su deleite, y en su Enseñanza medita de día y de noche. Salmo 1.

Volver a la web principal: Cursos gratis literatura y más!!!