Leer una buena novela en: www.estudiargratis.com.ar

Leer una buena novela en estudiargratis.com.ar

Leer una buena Novela (Principio)

Novela on-line (Continuación)

Adquiere:
Libros de Javier Cinacchi

Otros

Frases celebres con biografía

Crucigramas interactivos

Curso guitarra

Cocina fácil

Curso de reparación en PC

Leer poesías

Curso Biblia

Curso Microsoft Word

Comentarios de literatura y libros

EL Grupo de los Diecinueve Jóvenes y la Primer Puerta
Novela mezcla de fantasía con realidad, de la tercera edición (Continuación.)

Autor: Javier R. Cinacchi

Copyright © Javier R. Cinacchi, 2007-2011

Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente  prohibida, sin autorización escrita del autor, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total mediante cualquier medio de esta obra. Toda coincidencia con alguna persona real es pura casualidad.

Enlaces patrocinados

Marcos se detiene a cinco metros, saca un volt (vianda) y para sorpresa de todos se pone a comer mirando a la luz mala. Dice:

Está buena (linda). Que yo sepa no salen rayos de la luz mala, esta es una luz mala distinta, parece tuviera vida propia, parece nos mirara... menos mal no la dañaron, y espero que no hable.

Mónica, como no podría ser menos, se dirige un poco temblando de susto, al lado de Marcos, lo abrasa. Marcos, continúa desafiando al misterio.

Y en verdad tenia razón, podría vérsela hermosa alejando todo tipo de mito causante de temor de lado; como por ejemplo, de ser un espíritu que busca ahuyentar a extraños posibles hurtadores de tesoros escondidos.

 

Todos comienzan a arreglarse un poco y arreglar las cosas un tanto desparramadas. Comienza a llover otro chaparrón. Esperanza con los ojos cerrados sentada en el césped dirige su cara a la lluvia, como disfrutándola. A lo cual nadie quiso decirle “¿Por qué no la detuviste?” Los diecinueve jóvenes eran muy distintos, tanto, que preferían no preguntar muchas cosas intentando comprenderse en silencio pese a que muchas veces les costaba.

Algunos, entonces entraron en alguna carpa, no llovía muy fuerte. La luz mala comenzó en un momento a menguar y no supieron si se fue alejándose lentamente hacia atrás, apagándosele su luminosidad, o disolviéndose ¿arrastrada por la lluvia? De esta forma, al poco tiempo, cada uno se retiró a su bolsa de dormir. Se escucho a Juan que decía:

¿Esto fue un intento por alejarnos asustándonos?

¿De quién y de qué? —Respondió con otra pregunta David. —¿El tipo ese del olvido queriéndonos alejar de las cercanías de una puerta?

No se detuvieron a formularse más preguntas, tenían suficientes acumuladas.

Solo tuvieron dos alternativas: correr asustados o quedarse. Eligieron la segunda y continúan. Como no podría ser menos, se turnaron para no estar dormidos sin alguien de ellos despierto.

 
 

{ Adquiere: Libros de Javier Cinacchi.}

108

 

Enlaces patrocinados

Marcos y Mónica fueron los primeros. Ellos, más que estar atentos, disfrutaron sus abrazos; entre momentos de susurros, silencios y besos. Cuando el sueño se les hizo muy presente, llamaron a Miguel. Éste estaba con Sabrina y la escena intentó repetirse, salvo que Sabrina a cada ruidito se sobresaltaba.

Luego siguió vigilando no pase nada raro, Verónica; quien comenzó en un momento, ganada por el aburrimiento, a realizar una especie de danza, estando descalza. Luego comenzó a entrenarse un poco en Kun-fu. Y en esto estaba hasta que…

¡Quien está allí! ¡Quien está! ¡Hable ahora!

Mientras en sobresaltos salen de las carpas y bolsas de dormir sus compañeros. Verónica observa entre la vegetación a unos reflejos de ojos que la miran; la mayoría no a más de un metro de la tierra.

Uno a uno se miraban, el Grupo de los Diecinueve Jóvenes preguntándose que hacer. Sonia afirmó:

Lo que está ahí no son animales.

Cristian entonces habla en su forma particular:

Han salido de donde vienen,

a mirar a los extraños que los miran;

corren peligro ellos, no nosotros,

desconocen nuestra torpeza con la fuerza.

Al decir esto, a Marcos se le fue la idea de hacer una bola de fuego para tirársela cerca. David, comienza a irradiar paz. Uno a uno se alejan a continuar su mal sueño sin importarles mucho la situación, incluyendo a Verónica quien se despidió diciendo que hasta ahí llegaba su guardia. David y Cristian se quedan despiertos.

¿Cómo sabes si no desean hacernos daño? Pregunta David a Cristian.

Los vi en actitud de contemplación y asombro mirándonos. Además no podemos atacar, o mostrarnos agresivos, por más que nos sintamos atacados por miedo.

Obvio sí… ¡viste!… necesitamos aprender tanto…

David y Cristian charlaron, aquellos seres se alejaron. Luego de un rato, deciden llamar a Carla y Mateos, para continuaran despiertos ellos mientras descansaban un poco, aunque ya casi amanecía.

 

{ <-- Anterior -hg- Siguiente--> }

109
 

Principio de la Novela  - Educacion cursos arte y cultura en estudiargratis.com.ar

Búsqueda personalizada

 

Autor y Webmaster: Javier R. Cinacchi - Aclaraciones legales y política de privacidad
(Prohibida la reproducción parcial o total  del contenido de esta Web sin el consentimiento escrito del autor. Puede poner un link a esta pagina.)

www.estudiargratis.com.ar

Página principal: Cursos gratis, juegos lecturas y más!