ESTUDIARGRATIS.Net Cursos gratis Ymás!
Curso reparación de computadoras | Curso de Guitarra | Crucigramas | Curso Excel | Juegos gratis | Curso inglés | Estudiar informática | Curso Biblia | Curso Windows | Cultura general | Registrarse
"Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad" Confucio

Leer novela online o descargar

Ir a: Leer novela Cap. 1-6

Ir a: Novela online Cap. 7-13

El Grupo de los Diecinueve Jóvenes y la Primer Puerta.

Autor Javier R. Cinacchi


Es la página 94 del libro.

Capitulo 7


LA PRIMER BATALLA

Al día siguiente, al extenderse la noche; el Grupo de los Diecinueve Jóvenes estaba al tanto de la conversación entre Marcos y sus padres, como así también aproximadamente de a dónde irían. Sería aquel lugar misterioso, al cual Marcos recordaba como un castillo. Ese iba a ser el evento especial del año. Se suma a los misterios, el collar cambiante de color, y sólo llevó tres días organizarse para el viaje.
Flavia, Estefanía, Ceci, David, Nicolás, Pablo, Miguel y Esperanza, se encargan de que no falte nada para llegar a buen fin; como así también para tener lo necesario para una estadía de un mes, por las dudas... Flavia, insistió de ocuparse de tal área en cuanto a los gastos. Pidió la ayudaran algunos, para averiguar precios y realizar compras de forma conveniente.
Noemí, Verónica, Rubén y Sabrina, buscaron toda la información que pudieron en Internet, y llamaron a algunos lugares o asistieron, para brindar datos a Flavia de cosas necesarias.
Estaban a los pocos días, Esperanza, David y Pablo de compras en una tienda de artículos deportivos. Al salir cargados con las cosas que compraron a la calle, Esperanza dice como ahogándosele la voz, rompiendo con lo extraño un día que hasta ese momento era un día común y corriente:
—Me voy a desmayar.
—Loco… —dice Pablo mirando a David— No sé qué me pasa, estoy con ganas de pegarle a alguien.
—¡Y qué te hice yo! —Le responde David a Pablo.
—Me siento mal —dice Esperanza—, me duele la cabeza, me falta el aire… —Con cara de sentirse mal. Deja apoyar en el suelo las cosas que trae.

Es la página 95 del libro. —¡Kiiiaai…! —Pablo hace un sonido como saliéndole del estomago; entreabriendo la boca y viéndoselo muy tenso, furioso.
—¿Kiai? ¡Ayúdala! —dice David recogiendo las cosas, apenas logrando levantar su peso. Se dirige al auto viejo de Pablo, tomando de una mano al brazo de Esperanza ayudándola. De esta forma, apenas podía caminar, pero lo logra paso a paso.
Pablo de forma repentina tiene una mirada de furia en sus ojos. Esperanza se apoya también en el brazo de Pablo, y así llegan al coche. Pablo deja casi caer todo al piso, mientras le abre la puerta a Esperanza. Llaman la atención de algunos que pasaban por ahí, pues parece se pelearán en cualquier momento. Esperanza sube al auto, está casi desmayada. De pie David y Pablo, se miran muy de cerca de forma desafiante. A Pablo su acelerado corazón comienza a calmársele, y a David a acelerársele. Están uno en frente del otro como desafiándose con la mirada. En ese preciso momento, Esperanza se recupera un poco, y les grita.
—¡Se volvieron locos! ¿Qué les pasa? ¡Lo último que falta es que nos peleemos entre nosotros!
Pero casi no la escuchan, da la impresión como si David y Pablo pelearan. No con los puños, sí con sus almas, sus mentes, sus miradas, sus gestos confusos. Dominan apenas por un fino hilo de razón a sus iras. Los observan unos que por allí caminan. Éstos, comienzan a desmayarse. David y Pablo apresurados suben al auto.
—¡David basta! —le dice tirándole del brazo Esperanza.
David, hace un gesto como de reaccionar. Pablo, de volverle a brotar la furia en toda su intensidad. Refunfuñando entre dientes, le dice:
—¡No es a ti David! No sé qué me pasa, siento nos atacan, no puedo evitar mis ganas de combatir. ¡Vámonos!
Comienzan a alejarse muy preocupados en el auto, intentando escapar, sin saber de qué, sin saber hacia dónde, y dudando de ellos mismos.
—¿Los dormí a todos los que nos miraban? —se pregunta a sí mismo David en voz alta.


Continuar o retroceder página del libro:
<-- Anterior -o- Siguiente -->




Custom Search
Copyright 2005-2015 Autor principal y webmaster: Javier R. Cinacchi. Medio de comunicación Facebook ("F"). Prohibida la reproducción parcial o total del contenido de esta Web sin el consentimiento escrito del autor. A excepción de poemas con la condición de no alterar su contenido y mencionar que el autor es Javier R. Cinacchi en cada poema o poesía que le pertenezca, se autoriza a reproducir puntualmente cualquier poesía o poema de este autor. Estas condiciones también se aplican, pero sólo se pueden reproducir hasta 3 textos completos, en la reproducción de textos sobre la Biblia o relacionados, sobre otros temas en general todos los derechos reservados, puede citar un párrafo por página y poner links a esta web. Leer antes de utilizar esta Web: Aclaraciones legales y politica de privacidad.
Sabía que en Poemas y curso de poesía hay para aprender a escribir poemas, lecturas relacionadas y poemas.

En la Biblia dice:
(1) Muy dichoso aquel que no se guió por consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de burladores se ha sentado:
(2) Antes, en la Enseñanza de Yahweh está su deleite, y en su Enseñanza medita de día y de noche. Salmo 1.

Volver a la web principal: Cursos gratis literatura y más!!!