ESTUDIARGRATIS.Net Cursos gratis Ymás!
Curso reparación de computadoras | Curso de Guitarra | Crucigramas | Curso Excel | Juegos gratis | Curso inglés | Estudiar informática | Curso Biblia | Curso Windows | Cultura general | Registrarse
La buena literatura suma inteligencia
Leer novela online o descargar

Ir a: Leer novela de fantasía :-)

Leer la novela online: Novela "EL Grupo de los Diecinueve Jóvenes 2" Separados en Esferas Lejanas.

Autor Javier R. Cinacchi

Es la página 103 de la novela.
—Adentro hay gente encerrada, ya me canse ¿Los duermes David? Y encerramos a los uniformados allí, ellos aprisionaban y trataban mal a los de ropas rotas... igual ahora están calmos de vernos hacer cosas raras...

—Pero quizás —interrumpe Pablo—, alguien atine a atacarnos. No hay que confiarse, la sorpresa se les terminará pronto.

Y así lo hizo, pero David usando su fuerza desmaya sin querer también a sus amigos. Estuvo horas dando vueltas en un campamento de dormidos, asustado, encerrando a los uniformados, y apartando lo que creía eran armas mientas la tormenta ya casi se disuelve.

Comienza a escuchar ruidos extraños que se acercan. Deja de hacer lo que estaba haciendo, y corre a donde están sus amigos. Despierta a Pablo. Pablo agarra a Esperanza y Verónica aún desmayadas, están por atravesar el cerco para salir, cuando muchos hombres armados, rodean la zona viéndolos, y nuevamente caen todos desmayados por David, que de repente muestra señales de cansancio.

—Dios mío ¿y ahora qué hago?

Con gran esfuerzo se concentra, y logra despertar a Pablo. Éste se da cuenta rápidamente de la situación.

—Bien hecho David ¡Vamonos!

Y se escaparon al punto de reunión que habían indicado. Pablo llevando a Esperanza y Verónica. David apenas pudiendo con él mismo.

Al rato despiertan Verónica y Esperanza, no se detienen, corren, y se dirigen hacia el lugar del encuentro con el de la lágrima de luz. Al cansarse de correr David; y Pablo expresar que no siente peligro próximo, continúan avanzando lentamente agitados los cuatro, conmocionados en sus sentimientos y pensamientos. Sienten se equivocaron mucho. Descansan un poco antes de continuar, comen y toman algo de los pocos alimentos tienen.

Interpretaron los cuatro así lo sucedido intercambiando datos: Es un centro ilegal, escondido en lugar reservado para ocultar la puerta. Se armó una revuelta, cuando Verónica viendo que llevaban bruscamente a un niño separándolo de su madre, y dirigen un arma apuntándolo; intervine, reduce a algunos guardias, y protege a desarmados durante unos minutos hasta que estos corren. Luego volvió al punto de reunión, pero sus tres compañeros corrían hacia el lugar, sin cruzarse con Verónica.

Es la página 104 de la novela.
Detenidos allí comenzaron a sublevarse, había mujeres y niños; aunque nadie los estaba atacando, sino que los uniformados peleaban contra los sublevados que aprovecharon la ocasión para quererles sacar las armas, más aún, luego al caer relámpagos en la fuerte tormenta. Las armas disparan algo semejante a dardos, no saben si letales o no, sí por lo visto muy dolorosos.

Había en el lugar una gran excavación, paquetes, cajones, era un depósito muy probablemente ilegal (por estar allí y camuflado); no un centro de tortura. Pero había gente encerrada, y los gritos que en primer momento escucharon, tal vez eran porque estaban castigando a algunos.

Al volverse la situación en tal lugar, tan ruidosa. Es detectada por algún centro de control de la zona, y allí intervinieron, justo cuando lograron escapar los cuatro...

¿Hicieron bien en intervenir? ¿Hicieron mal? No encontraron respuesta para esto, pero sí se dieron cuenta de que corrieron gran peligro, ellos y la gente que estaba allí, por sus actos impulsivos. Igualmente ese campamento no tendría que haber estado allí. El lugar debe estar aislado, y por ello el pago de esas piedras valiosas que les dan los guardianes.

Continúan su recorrido, decididos a que si ven alguna edificación se alejarían sin intervenir, salvo aquella a la cual debían llegar. Ya no les gusta el lugar en que están, y alimentan el deseo de rebelión en ellos hablando mucho de sus descontentos. Se deciden a trasmitir el deseo de rebelión a todo el grupo de los diecinueve jóvenes. Pablo es el más radical, enojado, y claro:

—No tenemos porque asumir las responsabilidades que nos imponen, y nunca pedimos. Una cosa es ayudar, y otra ser mandados, ser separados en contra de nuestra voluntad, manipulados cumpliendo recados en lugares desconocidos, y para peor puestos en peligro. Debemos pelear por nuestra libertad, escaparnos a algún mundo lejano todos juntos, o en la Tierra estar unidos...

Continuar o retroceder página del libro:
<-- Anterior -o- Novela de fantasía -->



Custom Search
Copyright 2005-2015 Autor principal y webmaster: Javier R. Cinacchi. Medio de comunicación Facebook ("F"). Prohibida la reproducción parcial o total del contenido de esta Web sin el consentimiento escrito del autor. A excepción de poemas con la condición de no alterar su contenido y mencionar que el autor es Javier R. Cinacchi en cada poema o poesía que le pertenezca, se autoriza a reproducir puntualmente cualquier poesía o poema de este autor. Estas condiciones también se aplican, pero sólo se pueden reproducir hasta 3 textos completos, en la reproducción de textos sobre la Biblia o relacionados, sobre otros temas en general todos los derechos reservados, puede citar un párrafo por página y poner links a esta web. Leer antes de utilizar esta Web: Aclaraciones legales y politica de privacidad.
Sabía que en Poesía hay para aprender a escribir poemas, lecturas relacionadas con poesía, y distintos contenidos que se suelen actualizar.

En la Biblia dice:
(1) Muy dichoso aquel que no se guió por consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de burladores se ha sentado:
(2) Antes, en la Enseñanza de Yahweh está su deleite, y en su Enseñanza medita de día y de noche. Salmo 1.

Volver a la web principal: Cursos gratis y mucho más!!!