ESTUDIARGRATIS.Net Cursos gratis Ymás!
Curso reparación de computadoras | Curso de Guitarra | Crucigramas | Curso Excel | Juegos gratis | Curso inglés | Estudiar informática | Curso Biblia | Curso Windows | Cultura general | Registrarse
La buena literatura suma inteligencia
Leer novela online o descargar

Ir a: Leer novela de fantasía :-)

Leer la novela online: Novela "EL Grupo de los Diecinueve Jóvenes 2" Separados en Esferas Lejanas.

Autor Javier R. Cinacchi

Es la página 52 de la novela.
—Vamos —le responde Carla, añade—: Esperemos que sea amigable. ¿Bonita vista no? Y... me parece que estás un poquito... ¿distraído?

—Sí, pero me asusta un poco no ver dónde termina el desierto.

—Pues no me asustes también a mí... ¿Qué hago si te pasa algo? ¿Te sentís bien? ¿Te duele algo?

—No te preocupes —le responde ocultando sus sentimientos—, estoy bien, gracias. Vos sabés lo raro que es todo esto...

Ya descendiendo pasan por una especie de salón como para que se reunieran no más de quince personas, con una hermosa mesa y bancos semejantes a mármol blanco. Observan al final del pasillo, la salida. Queda aproximadamente medio metro de abertura despejada de arena, por donde salen arrastrándose. Allí, se encuentran con un flaco y bajo hombre, morocho de rasgos cansados, está acampando. Hay cuatro animales medianos de carga con él. Monturas en el suelo, bidones de vidrio y bultos en forma de bolsos. Todo muy práctico sin lujos ni adelantada tecnología. Da la impresión de ser un vendedor.

Al verlos, tal persona se limita a comenzar a preparar una sopa, la cual comerán. Le hablan, no les comprende. Cristian y Carla, se preguntan cómo sería tal lugar, si tendrían que hacer algo, cómo estarían sus amigos, y semejantes preguntas. Charlan pero sin ninguna respuesta concreta más allá de aquellas que pueden llegar a dar en tal momento la imaginación, cuando se carece de certezas.

Al preparar la sopa, este hombre utiliza un cuchillo que parece de caza, o de combate.

Transcurre allí un día, rodeados de silencios, y una noche llena de paz. Desconfían del extraño, siendo los extraños en tal lugar ellos. Acompaña en todo momento una continua brisa cálida, seca, y suave. Prácticamente en la noche no observan estrellas, son muy pocas las que se ven en comparación a la Tierra, además de un satélite natural muy semejante a la Luna, pero más grande y marrón.

Es la página 53 de la novela.
Al comenzar el día emprenden en silencio un viaje, luego de otra sopa, y que tal guía (así comenzaron a llamarlo), les pidiera un aro que utilizaba Carla. Ella se lo da, y se limitan a seguir al guía. Los días son muy largos en comparación a la Tierra, y comienzan a dividir su tiempo en sueños, por no tener otra forma de medirlo.

El guía se limita ha acompañar, y brindar lo mínimo. Hacen varios altos de largos descansos. Les enseña mientras algunas palabras. Carla y Cristian se aburren mucho, pero sin dejar de reír de vez en cuando al hacerse bromas. El guía nunca sonríe. Luego de largos días llegan a una aldea de principalmente agricultores.

Todo en ese mundo les va resultando monótono. En tal aldea no parecen estas personas, tener comportamiento de personas; parecen máquinas. No expresan emoción alguna, casi no hablan; trabajan para comer, su vida se limita a mantenerse vivos haciendo lo mínimo necesario. Ni los niños juegan, en silencio observan a su alrededor. A muchos los colocan de forma tal que vean todo el tiempo como trabajan los adultos, y así pueden pasar horas, aparentemente aprendiendo en silencio. Hablan entre ellos, pero muy poco.

No dan ningún recibimiento, brindan la misma ración de alimentos que comen los demás. No hay árboles, cultivan tres variedades de plantas, poseen muy pocos animales, y nunca se ven otras variedades. A las semanas otro “guía” viene, y con él más días de transitar desiertos, hasta otra aldea. Lo siguieron sin estar seguros de que tuvieran que seguirlo.

Prácticamente es semejante a la anterior la nueva aldea. En ningún momento en el viaje -salvo en las aldeas-, se observa algo distinto a arena, el cielo, y lo de siempre. Aparentemente no disponen ni de piedra ni de madera en tal esfera, al menos no al alcance de tal gente.

Carla y Cristian se preguntan para qué están en medio de un desierto tan extremo, y de gente que no le importa nada más allá que sus básicas necesidades. Sin respuesta a la pregunta, se vuelve para ellos tal periodo de su vida como un silencioso continuo paseo, sin alegrías ni penas más que tenerse mutuamente. ¿Se estaban sus almas adaptando a ese mundo y su gente?

Continuar o retroceder página del libro:
<-- Anterior -o- Novela de fantasía -->



Custom Search
Copyright 2005-2015 Autor principal y webmaster: Javier R. Cinacchi. Medio de comunicación Facebook ("F"). Prohibida la reproducción parcial o total del contenido de esta Web sin el consentimiento escrito del autor. A excepción de poemas con la condición de no alterar su contenido y mencionar que el autor es Javier R. Cinacchi en cada poema o poesía que le pertenezca, se autoriza a reproducir puntualmente cualquier poesía o poema de este autor. Estas condiciones también se aplican, pero sólo se pueden reproducir hasta 3 textos completos, en la reproducción de textos sobre la Biblia o relacionados, sobre otros temas en general todos los derechos reservados, puede citar un párrafo por página y poner links a esta web. Leer antes de utilizar esta Web: Aclaraciones legales y politica de privacidad.
Sabía que en Poesía hay para aprender a escribir poemas, lecturas relacionadas con poesía, y distintos contenidos que se suelen actualizar.

En la Biblia dice:
(1) Muy dichoso aquel que no se guió por consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de burladores se ha sentado:
(2) Antes, en la Enseñanza de Yahweh está su deleite, y en su Enseñanza medita de día y de noche. Salmo 1.

Volver a la web principal: Cursos gratis y mucho más!!!