ESTUDIARGRATIS.Net Cursos gratis Ymás!
Curso reparación de computadoras | Curso de Guitarra | Crucigramas | Curso Excel | Juegos gratis | Curso inglés | Estudiar informática | Curso Biblia | Curso Windows | Cultura general | Registrarse
"En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser." Frases Shakespeare.

Leer novela online o descargar

Ir a: Leer novela online, muy buena! :-)

Leer la novela online: El Grupo de los Diecinueve Jóvenes y la Primer Puerta.

Autor Javier R. Cinacchi


Es la página 49 del libro. —¡Estoy cansada, me griten groserías por la calle y los hombres me miren con cara de estúpidos! No todos obvio, pero si los suficientes para molestarme. Cómo no se dan cuenta que me fastidian ¿Se creen que voy a estar con ellos con las estupideces que dicen?

Marcos comprendió inmediatamente de qué hablaba, y ante la mirada penetrante de su novia, mira a Carla y le dice.

—Le voy a pedir si me da unas galletitas a tu mamá, permiso...

Mónica tranquilizó a Carla, la comprendió y le dio ánimo. Supuso ese anillo lo había comprado para aparentar, estar casada o de novia; aunque ¿igual al de Marcos?

Pese a sus dudas, prefirió no tocar el tema por el momento. Asimismo le molestaba no tener uno, y para peor sí lo tenía su amiga. Marcos se enteró de toda la historia de Carla, resumida en quince minutos por boca de la madre, quien le convidó mate y le untó tostaditas con dulce de leche y manteca, hasta no querer más Marcos.

Luego, se centraron en que ya eran el número deseado, y en poco deberían estar en donde Flavia les había indicado, en el salón. Hablaron y en un momento, Carla comenta mirando a Mónica y Marcos.

—Chicos... Los estimo mucho.

En ese instante Carla se lleva una mano hacia la otra, en la cual tenía puesto el anillo.

—¡Hauch! —dice en una expresión de dolor.

—Este anillo extraño... —quitándoselo del dedo— Me lo dio uno, en una plaza diciendo me lo regalaba. No lo conocía... pero él sabía mi nombre, fue mientras esperaba en la parada del colectivo para volver a mi casa... ¿No será una broma tuya, no Marcos? —¿Es como el mío? —Preguntó Marcos, mientras lo agarraba de la mano de Carla para observarlo—. Mirá en el diseño interno, la plata, no es de llamas sino como hojas de árbol. Estos anillos deben ser caros.

—Sí —dice Carla—, pero a mí me parece son como pequeños diamantes. De hecho, recién creo me pinchó uno el dedo. Habrá sido al moverme... No sé... Raro lugar para colocar pequeños diamantes. En realidad supongo, son imitaciones de diamantes, y suelen estar de afuera para que se vean, no de adentro.


Continuar o retroceder página del libro:
<-- Anterior -o- Siguiente -->




Custom Search
Copyright 2005-2015 Autor principal y webmaster: Javier R. Cinacchi. Medio de comunicación Facebook ("F"). Prohibida la reproducción parcial o total del contenido de esta Web sin el consentimiento escrito del autor. A excepción de poemas con la condición de no alterar su contenido y mencionar que el autor es Javier R. Cinacchi en cada poema o poesía que le pertenezca, se autoriza a reproducir puntualmente cualquier poesía o poema de este autor. Estas condiciones también se aplican, pero sólo se pueden reproducir hasta 3 textos completos, en la reproducción de textos sobre la Biblia o relacionados, sobre otros temas en general todos los derechos reservados, puede citar un párrafo por página y poner links a esta web. Leer antes de utilizar esta Web: Aclaraciones legales y politica de privacidad.

En la Biblia dice:
(1) Muy dichoso aquel que no se guió por consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de burladores se ha sentado:
(2) Antes, en la Enseñanza de Yahweh está su deleite, y en su Enseñanza medita de día y de noche. Salmo 1.

Volver a la web principal: Cursos gratis literatura y más!!!